El coworking nos ofrece el equilibrio para trabajar de manera más independiente, donde nos proporciona un entorno de trabajo compartido más atractivo y acogedor. Y a su vez, apunta hacia la necesidad de nuevos modelos de autogestión, nuevas formas de colaborar, de generar conocimiento y de crear valor compartido.

El coworking, en lo que a los que a espacios de trabajo compartido se refiere, nos facilita obtener mayor flexibilidad, nos ofrece un ámbito provechoso y nos permite optimizar nuestro tiempo, cubriendo las necesidades básicas de la oficina convencional, haciendo hincapié que en éste espacio podemos trabajar sin perder independencia profesional, y resaltar la versatilidad en el trabajo. Además, trabajar los valores tales como la inclusión, la tolerancia, el respeto y el trabajo en equipo, ya que el espacio colaborativo es el epicentro de la innovación, del desempeño personal y profesional donde se crean nuevos negocios, se trabaja en negocios ya establecidos que influyen en nuestra sociedad, una sociedad cada vez más sostenible.

Cierto es que en muchos ámbitos es totalmente necesario estandarizar los procesos; cuando hablamos de trabajo cada persona es diferente, y nadie se conoce mejor que uno mismo, de modo que si puedes organizarte con total libertad, constancia y proactividad, en lugar de tener un horario establecido  – que quizá no es el ideal para ti – puedes sacar mucho más rendimiento a esas horas que inviertes en tu trabajo diario, de tal manera que se empieza apreciar el esfuerzo, la organización en tus tareas diarias profesionales, vas recogiendo y cumpliendo objetivos, que previamente se han establecido y desarrollado y, finalmente empiezas a estar mejor contigo mismo comprobando cómo «sorprendentemente» el tiempo y la energía, que antes creías no tener para todo lo demás, aparecen como por arte de magia.

En el coworking lo aplicamos en el trabajo en equipo, donde las salas de reuniones te facilitan la mejora en las dinámicas de grupo y en concretar objetivos alcanzables, disponiendo de los elementos que facilitan la creatividad y el intercambio de conocimiento entre los asistentes a tu reunión y como no la flexibilidad y versatilidad para adaptarse a las necesidades de diferentes reuniones (como ya hemos mencionado anteriormente). Y no menos importante, tus reuniones son mucho más participativas e interactivas, donde se pueden pueden generar contenidos y comunicarse directamente con todos los participantes valorando las sesiones y el programa de la reunión.

Eugenia Sanjuán
Cal Tip, Cooperativa de Coneixement.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies