Hoy en día nadie pone en duda que desde hace años internet domina nuestras vidas. Utilizamos Google o Youtube para casi cualquier consulta sobre cualquier tema, existen miles de RRSS en las que interactuar con otros usuarios con intereses similares a los nuestros independientemente del lugar del planeta en el que se encuentren, gestionamos nuestras finanzas a través de internet, y así un largo etcétera de acciones que la mayoría de veces pueden parecer intrascendentes, pero que juntas vuelcan en la red trillones de datos al día (sí, trillones, habéis leído bien), y con las que, sin que nos demos cuenta, transmitimos mucha y muy valiosa información sobre nosotros mismos, ya que este goteo constante de datos lleva implícito patrones sobre nuestros gustos, comportamiento y necesidades.

Obviamente, estos datos son oro puro para la mayoría de empresas, que antaño debían hacer un árduo trabajo para recopilar toda esta información que hoy en día nosotros les proporcionamos casi sin querer con cada click que hacemos, y que una vez codificados pueden ser de gran ayuda a la hora de trazar una estrategia hacia la que encaminar un negocio según el target a quien vaya dirigido, confeccionar un plan de marketing o lanzar una acción de ventas. Sin embargo, para cualquier empresa, por muy potente que sea, es misión prácticamente imposible analizar y gestionar tal cantidad de datos y extraer de ellos estas pautas de comportamiento. En consecuencia, solo era cuestión de tiempo que apareciera una nueva figura, un profesional que hiciera todo este trabajo por ellas, y así surge el Big Data.

El experto en Big Data es uno de los profesionales más demandados y mejor remunerados actualmente. Su formación es multidisciplinar y sus perfiles muy diversos, inicialmente provenían de disciplinas como la Informática, la Estadística, el Marketing o las Matemáticas, aunque actualmente también de ramas como la Administración de Empresas, Ingeniería o incluso Humanidades, de hecho el Big Data ideal es aquel que tiene un perfil mixto (tanto tecnológico como enfocado a los negocios), y cada vez son más las escuelas y universidades que ofrecen masters sobre esta especialidad que ha llegado para quedarse.

Sin embargo y pese a que los cargos que pueden ocupar en una empresa son muy variados, los Big Data suelen tener características comunes: tienen un alto nivel de formación y una gran capacidad para analizar, explicar y resolver los problemas de la empresa, suelen tener conocimientos sobre programación y lenguaje informático y han de ser capaces de ejercer su actividad en sectores muy diversos, como la banca o telecomunicaciones hasta salud y medicina.

Por su formación y versatilidad, el Big Data es sin duda el profesional del futuro e incluso ya hay quien ha catalogado a estos expertos como los más sexys del siglo XXI…¿Serás tú uno de ellos?

Beatriz Afán de Ribera Balado

Responsable de Formación, Cal Tip

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies